fbpx

QUÉ VER EN SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

Sendaecoway » Rutas turísticas » QUÉ VER EN SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA
Micaela

Micaela

Persigo un turismo sostenible con el fin de disminuir los daños actuales y evitar impactos irreversibles en este maravilloso sector. Adéntrate en los catálogos de Senda Ecoway, y gana experiencias únicas, visitando con nosotros los rincones más emblemáticos de nuestro país.

SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA, PATRIMONIO CULTURAL

La mezcla entre lo antiguo y lo moderno, la famosa vida universitaria que da brillo a la ciudad, los monumentos emblemáticos camuflados entre edificios culturales y plazas históricas que solo dan prestigio a su nombre… Estos son algunos de los innumerables secretos que esconde la antigua capital de Tenerife, San Cristóbal de La Laguna.

Hoy, recorreremos sus estrechas calles para ayudarte a adentrarte en las ínfimas sauces de un lugar que no deja nada que desear, cuya historia se ve reflejada en los distintos rincones que nos acompañan desde el s. XV, así como, en los más recientes dignos del s. XXI.

HISTORIA DE SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

Fundada en 1497 por Alonso Fernández de Lugo, La Laguna se convirtió en la capital de la isla de Tenerife gracias a que estaba ubicada en el interior, lo que la aislaba de los ataques piratas. Su toponimia venía dada por la laguna que había junto a la ciudad, la cual pronto se fue secando hasta extenderse por la que hoy se conoce como Vega Lagunera.

Partiendo desde La Plaza del Adelantado, la ciudad comenzó a desarrollar sus características urbanísticas con calles perpendiculares, propias de las actuales ciudades modernas, mezclada con calles más estrechas, características de las antiguas ciudades medievales.

Esta particularidad de ciudad moderna que ya la caracterizaba a finales del s. XVI, fue tomada como ejemplo para el desarrollo de nuevas ciudades en Norte América y Sudamérica, razón por la cual, la UNESCO decidió declararla Patrimonio de la Humanidad.

Con el correr de los años, La Laguna fue perdiendo protagonismo a raíz de la urbanización cada vez más próspera de la ciudad vecina, Santa Cruz. Perdió la capitalidad de la isla bajo el mandato de Fernando VII, pero en 1927, se produjo un hecho que iba a evitar que el resto de los municipios pudiesen competir con ella a pesar de su creciente desarrollo: se constituyó en ella la primera universidad del archipiélago Canario.

Actualmente, La Laguna es probablemente la ciudad favorita para el ocio dentro de la zona metropolitana. Sus estrechas calles para pasear, sus amplias plazas para que los niños pasen las horas jugando y los adultos nos sentemos en un banco a dejar que el tiempo corra, la variedad de cafeterías, bares y restaurantes que hay y que pueden dejar mareado a cualquiera, la eterna vida nocturna. La Laguna ya no será la capital de Tenerife, pero su puesto como uno de los destinos principales del norte de la isla, aún está intacto.

QUÉ VISITAR EN SAN CRISTÓBAL DE LA LAGUNA

PLAZA DEL ADELANTADO

El desarrollo de esta ciudad comenzó a extenderse desde la Plaza del Adelantado, por lo que es el lugar ideal para comenzar la ruta. Alonso Fernández de Lugo decidió construir su segunda vivienda en esta plaza, y a pesar de que ha pasado por diferentes llamamientos, historias e hipótesis, actualmente se la sigue conociendo como el Adelantado.

Este lugar está rodeado por edificios emblemáticos, públicos e históricos como el Ayuntamiento, los Juzgados o la Ermita de San Miguel, así como el Convento de Santa Catalina, cuyo balcón se lleva todo el protagonismo por ser el perfecto lugar para ver sin ser visto. Además, el centro de la plaza está adornado con una fuente de mármol, procedente de Marsella.

Las diferentes fuentes históricas recogen la historia de este lugar. En ellas, se puede observar como el trazado original de las calles y los límites que la definen, han permanecido casi intactos con el correr de los años.

CALLE HERRADORES

Nos trasladamos a la Calle Herradores, una de las más atractivas de La Laguna y que también parte de la Plaza del Adelantado.

La importancia de su mención en esta ruta se debe a que, nada más salir de la plaza, podemos apreciar las casas señoriales más destacadas de la ciudad, las cuales en su momento, estuvieron habitadas por comerciantes y nobles.

Entre ellas, destacamos la Casa del Corregidor, residencia del gobernador civil, la Casa de la Alhóndiga, la cárcel y cuartel de la Guardia Civil, y la Casa Alvarado Brahacamonte, con una fachada pintada de un intenso color amarillo.

Desde esta última se puede acceder a la Oficina de Turismo de La Laguna, una visita ideal si se quiere recoger información o apuntarse a algunas de las visitas guiadas que realizan.

CALLE SAN AGUSTÍN

Una de las ventajas de La Laguna es que, caminando con o sin rumbo, terminarás en alguna calle peatonal que te dejará embelesado con todo lo que tiene para ofrecer.

En este caso, giramos hacia la Calle San Agustín, la cual, en boca de muchos, es una de las más bonitas e impresionantes de toda la ciudad.

En esta calle también se asientan varias casas señoriales, algunas de las cuales ya se han convertido en museos o en sedes de distintos estamentos de La Laguna.

Entre ellas, destaca especialmente la Casa Salazar, un edificio de estilo barroco canario, que fue residencia para la familia que la bautizó. Este lugar pasó de función en función, desde una casa emblemática, hasta un casino, hasta actualmente convertirse en la residencia episcopal.

Sus puertas están abiertas para los visitantes, y nada más cruzarlas, podemos ver un patio sencillo con una fuente, que deriva hacia otro patio lleno de flores y plantas tropicales. Aquí, se podrá apreciar uno de los balcones canarios más bonitos de la ciudad.

MUSEO DE HISTORIA Y ANTROPOLOGÍA DE TENERIFE

Tan solo a unos pocos pasos del Palacio Episcopal, y en la misma Calle San Agustín, nos encontramos con este museo que ocupa la Casa Lercaro y la Casa Saavedra.

A pesar de que los patios y las escaleras hayan sido restaurados, este lugar nos da la oportunidad perfecta para vislumbrar el interior de una casa renacentista canaria gracias a que aún mantiene su estructura y muchos elementos originales.

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

Otro ejemplar más de la historia que enriquece la Calle San Agustín. Es la iglesia descendente del primer hospital que tuvo la ciudad con el mismo nombre, y es muy fácil de ubicar gracias al color amarillo de sus paredes, y la puerta tallada tan icónica que da acceso a la Iglesia.

Actualmente, la parte que correspondía al hospital es ahora la Biblioteca Municipal Adrián Alemán, y ambos (tanto la iglesia, como el hospital), fueron declarados Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Canarias.

CATEDRAL DE SAN CRISTOBAL

Esta Santa Iglesia tiene su origen en el siglo XVI, pero no será hasta el año 1819 cuando se convierta en Catedral.

El aspecto que podemos observar hoy viene dado por la reconstrucción que se realizó en el siglo XX, siendo el único elemento que conserva de la primitiva fábrica su gran fachada neoclásica.

Fue declarada como Bien de Interés Cultural en el año 1983, y su interior deja a relucir el neogótico a través de sus bóvedas de crucería. Cuenta con obras importantísimas como el retablo barroco de la Virgen de los Remedios o el monumental púlpito realizado en mármol italiano, sin olvidar tampoco la riqueza patrimonial y artística que posee su gran sala del Tesoro.

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA CONCEPCIÓN

La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción es la matriz de todas las Catedrales creadas a partir del siglo XVI.

En 1948, este lugar fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico gracias a su característica traza de los templos canarios, con tres naves y arcos de medio punto.  Sin embargo, el deterioro del tiempo le pasó factura a este lugar, provocando el hundimiento de varias de sus naves, y no fue reconstruida hasta 1974.

Hoy en día, se ha convertido en el símbolo más representativo de La Laguna. El templo atesora un rico patrimonio artístico. Además, destaca el púlpito, una pieza barroca tallada en madera a finales del s. XVIII, y es considerado como una joya insuperable en su género.

La historia cuenta que fue traída por el primer Adelantado para bautizar a los primeros guanches de Tenerife, y se cree que, al empezar a construirse La Laguna en esta zona, la primera vivienda del Adelantado fue la casa de color amarillo que hay justo detrás de la iglesia.

EL TEATRO LEAL

Caracterizado por su estilo netamente ecléctico, destaca especialmente por su fachada y la profusión de elementos florales, animales y personajes realizados por López Ruiz.

El interior del Teatro Leal da para hablar durante todo un almuerzo. En 1917, se realizaron los artísticos adornos que decoran la galería alta del mismo, así como los cuatro motivos decorativos que corresponden a las sobrepuertas de acceso del lugar.

En 1931 tuvieron lugar una serie de reformas en las que se añadieron bustos de bajo relieve, pero lo más impresionante visualmente tiene lugar en la primera planta, donde se abren cinco puertas en arco de medio punto. Esto supone una relevante modificación con respecto al proyecto principal, estando las tres más importantes en el cuerpo central del edificio, y las dos restantes a los lados.

La peculiaridad del diseño interno y externo del teatro ha logrado que sea utilizado en varios espectáculos, así como el merecido reconocimiento que se ha ganado su papel como sede de las primeras proyecciones cinematográficas realizadas en La Laguna.

LA PLAZA DEL CRISTO

Uno de los extremos del centro histórico de la ciudad que servía de límite entre la parte urbana y rural del municipio. Es denominada también Plaza de San Francisco debido a la existencia del convento con el mismo nombre en 1506, pero es comúnmente conocida como Plaza del Cristo gracias a la importante presencia en una de sus esquinas del Real Santuario del Cristo de La Laguna.

Esta plaza sufrió una serie de reformas durante toda su existencia. En el s. XIX, contaba con un templete central y una serie de álamos negros como única decoración, que fueron sustituidos en el año 1922 por otro templete a causa del deterioro. En 1935, se inició otro templete de cemento armado para conmemorar al Santo Cristo durante las fiestas de septiembre, el cual convivió durante algunos años con su antecesor.

En 1962, a manos de un proyecto del ingeniero Carlos Días López, se instauró una fuente luminosa de alumbrado público, realizada con piedra artificial, y poco después, en 1998, se construyó un aparcamiento subterráneo, se retiró la fuente y se repavimentó la zona con losa catalana.

Como podemos ver, la Plaza del Cristo cuenta una historia propia con las que pocas zonas de La Laguna pueden empatizar, por lo que es una cita obligada para cualquiera que pasee por las calles de la ciudad. Además, el estar alejada del bullicio del centro histórico, te dará la oportunidad de respirar mucha más paz y tranquilidad alejada de los transeúntes y las concurridas calles principales.

GUACHINCHES Y RESTAURANTES LOCALES PARA COMER EN LA LAGUNA

Bien si visitas La Laguna como lugar de paso, o bien si tienes pensado dedicarte a recorrer sus calles sin rumbo alguno durante tu viaje, puedes aprovechar para pasar un par de horas más en alguno de los restaurantes, cafeterías o bares que esta histórica ciudad tiene para ofrecerte.

Por eso, aquí te dejamos una breve lista de lugares que recomendamos en los que puedes decidir si tu preferencia recae en la gastronomía local, en ir a lo seguro en alguno de sus restaurantes o en un tentempié antes de partir.

Tasca La Venta de La Esquina

A diez minutos de la Avenida Trinidad, este bar/restaurante te complacerá el paladar con su comida casera como pocos lugares lo han logrado.

Jinete sin cabeza

Ubicado en la mejor calle gastronómica de La Laguna, el Jinete sin Cabeza es tu mejor opción si buscas un lugar informal, que además de los platos exquisitos y deliciosos de siempre, te ofrece también opciones vegetarianas, veganas y sin gluten.

La Tasca de Cristian

Otro lugar que puede pasar desapercibido si no estás atento a tu alrededor. Sin embargo, una vez pruebes los platos que este restaurante tiene para ofrecerte, dejarás de pasar de largo para repetir una y otra vez.

Café Mundial

Una tarta de zanahoria para morirse, acompañado de un ambiente vintage gracias a la decoración tan única y al patio tan espacioso y encantador de esta cafetería. Con una variedad de tartas para tentarte, y un menú especializado en platos argentinos, este lugar sabe como hacerse un huequito en nuestra mente para que no nos quede más remedio que repetir la visita.

Café 7

Otra cafetería con encanto y famosa sobre todo entre los estudiantes. El largo pasillo de la entrada da lugar a un pequeño bar con mesas y un cómodo sillón, más tiene un patio aún más espacioso con diferentes lugares para sentarse para que elijas el que más te guste. Es sobre todo un lugar perfecto para un café y un postre de chocolate, pero los platos para degustar que ofrece no son para menos.

Sabemos que las peculiaridades únicas de una ciudad como La Laguna te dejarán huella por sí solas, pero aquí, te dejamos nueve espectaculares espacios que creemos que te podrán ayudar a vivir la experiencia completa de una ciudad tan importante como esta. Después de todo, su historia, sus calles, sus casas y edificios, así como su gente, son la razón por la que considerada Patrimonio de la Humanidad.

Otros municipios de la Isla de Tenerife que merece la pena visitar

  • Puerto de la Cruz, localizado dentro del Valle de la Orotava, en la zona Norte tinerfeña, fue la primera ciudad turística de las Islas Canarias.
  • Candelaria, situado al sureste de Tenerife, conocida por albergar enormes estatuas de guanches y por su famosa “caminata a Candelaria”

ENCUENTRA TU EXPERIENCIA

Comparte tus momentos con Senda Ecoway

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *