fbpx

Lo que deberías saber sobre la historia de los guanches

Sendaecoway » Historia » Lo que deberías saber sobre la historia de los guanches
Carla

Carla

Me llamo Carla Noda y soy una canaria enamorada de nuestro archipiélago. Apasionada del turismo sostenible y del descubrimiento de nuevos lugares, culturas y personas. Allí a donde voy siempre llevo en mi corazón nuestro paraíso canario.

Los guanches de Canarias

Hoy en día, el archipiélago canario está compuesto por una población de habla hispana y con una cultura generalmente hispano-europea. Sin embargo, la realidad era muy diferente antes de la conquista de las Islas Canarias.

Nos situamos en 1402, cuando los conquistadores llegaron a nuestras tierras. Por aquel entonces, las islas estaban habitadas por los nativos originales, los guanches.

Sin embargo, aunque este concepto se acabó generalizando progresivamente para referirse a la totalidad de los antiguos canarios a finales del XVIII y del siglo XIX, lo cierto es que el uso del término «guanche» no hacía alusión más que a los habitantes de la isla de Tenerife, teniendo así, en el resto de las islas su propia forma de denominarse. De esta forma, también tenemos el gentilicio bimbaches en El Hierro, gomeros para La Gomera, auaritas para La Palma, canarios en Gran Canaria, majoreros para Fuerteventura y el de majos para Lanzarote.

La conquista del territorio guanche

Pero… ¿De dónde venían los habitantes de las Islas Canarias?

Las investigaciones que se han realizado hasta la fecha indican que los guanches presentan un claro parentesco sociocultural con las antiguas etnias bereberes que vivían y que todavía viven en el norte occidental de África, antes del establecimiento de los árabes. Los expertos aseguran que la población antigua de Canarias desarrolló su cultura desde el 500 a.C. hasta el siglo XV, finalizando con la conquista del archipiélago. Aun así, a día de hoy se desconoce las causas de su emigración y si llegaron por sus propios medios con unos objetivos preestablecidos o de lo contrario fue algo ajeno a su voluntad.

El encuentro con los guanches

Cuando llegaron los primeros conquistadores a las islas, estos se encontraron con una población con unas condiciones de vida muy diferentes a ellos en todos los sentidos. Su aspecto físico era robusto, de grandes espaldas, piel morena y bellas facciones. Tal es así que existen escritos y relatos antiguos de los conquistadores que los definen de tal manera:

«ld por todo el mundo y casi no hallaréis en ninguna parte personas más hermosas ni gente más gallarda que la de estas islas, tanto hombres como mujeres, además de ser de buen entendimiento si hubiese quien los cultivase».

La forma de vivir de los aborígenes

En cuanto a su forma de vida, las condiciones volcánicas de las islas les brindaban a los aborígenes la posibilidad de construir cuevas que utilizaban como vivienda habitual. Se dedicaban a la agricultura y a la ganadería y se alimentaban principalmente de gofio (cultivo de la cebada y el trigo, que tostaban y molían), de leche de cabra y de la práctica de la caza de cerdos salvajes, cabras y ovejas.

Su vestimenta se caracterizaba por el uso de pieles curtidas de las cabras u ovejas para tapar sus partes más íntimas, dejando el resto del cuerpo al descubierto.

Los guanches fueron muy distinguidos por su carácter artístico, pues usaban de adorno collares de cerámica, huesos, vértebras o madera. Además creaban cuencos de cerámica con dibujos geométricos que usaban como utensilios domésticos o de decoración.

Por otro lado, a modo de defensa o para la práctica de caza, crearon armas muy rudimentarias a base de piedras pulidas con bordes afilados, o envueltas en piel y sujetas con cuerdas, lanzas, etc. Sorprendente o no, todas ellas muy efectivas a la hora de luchar contra los invasores, quienes necesitaron casi de 1 siglo para ganar la conquista de las islas.

Los antiguos pobladores de Canarias se comunicaban con un idioma de origen líbico-bereber, denominado también «idioma guanche». Por desgracia este lenguaje despareció completamente tras la conquista y hoy en día sólo se han conservado palabras concretas que se mantienen en el actual habla canaria. Estas palabras hacen alusión a objetos, fauna y flora específica de las islas.

Alguno de los ejemplos son:


«Tajinaste»
: planta autóctona situada en el Parque Nacional del Teide.
«Baifo»: para referirse a la cría de la cabra.
«Tabaiba»: planta canaria.
«Perenquén»: tipo de salamandra de las islas.

Guanches en Tenerife

La conquista de las Islas Canarias comenzó en 1402 en Lanzarote y terminó 94 años después, en 1496, en Tenerife, cuando Alonso Fernández de Lugo puso fin a la conquista tras las duras batallas contra los habitantes del archipiélago.

En 1494, cuando comenzó la conquista de la isla de Tenerife, ésta se encontraba dividida en nueve reinos o menceyatos. Cada reino tenía un rey llamado Mencey. Éstos eran la máxima autoridad civil, religiosa y militar en la región en la que gobernaban.

Hoy en día muchos de estos reinos o menceyatos se han convertido en municipios y conservan su nombre original, por ejemplo La Orotava, en el norte de la isla de Tenerife, lugar donde más adelante sirvió de alojamiento ocasional para grandes científicos y naturalistas como Alexander Von Humboldt, considerado uno de los fundadores de la geografía moderna, además de explorador y experto en ciencias naturales.

Guanches en Candelaria

En el municipio de Candelaria, junto a la Plaza de la Patrona de Canarias, se encuentran nueve esculturas de bronce que representan a cada uno de estos menceyes.

Acaymo, mencey de Tacoronte: Gobernador en el menceyato de Tacoronte, en el norte de Tenerife, que ocupaba los actuales municipios de Tacoronte, La Matanza de Acentejo y El Sauzal.

Adjona, mencey de Abona: Gobernador del extenso menceyato de Abona, situado al sur de Tenerife. Ocupaba los territorios que hoy son los municipios de Fasnia, Arico, Granadilla de Abona, San Miguel y Vilaflor

Añaterve, mencey de Güímar: Su territorio ocupaba los actuales municipios de El Rosario, Candelaria, Arafo y Güímar, así como parte de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.

Bencomo, mencey de Taoro: Su territorio ocupaba la Villa de La Orotava, La Victoria de Acentejo, Santa Úrsula, Puerto de la Cruz, Los Realejos y San Juan de la Rambla.

Beneharo, mencey de Anaga: Sus tierras ocupaban gran parte del macizo de Anaga.

Pelicar, mencey de Icod: El menceyato de Icod ocupaba los actuales municipios de La Guancha, Icod de los Vinos y el Tanque, además de parte de Garachico.

Pelinor, mencey de Adeje: Su menceyato ocupaba 180 km2 de los actuales municipios de Adeje, Guía de Isora, Santiago del Teide y parte de Arona.

Romen, mencey de Daute: Sus tierras ocupaban los actuales municipios de Buenavista del Norte, Los Silos y parte de Garachico.

Tegueste, mencey de Tegueste: Este mencey ocupaba los actuales municipios de Tegueste y gran parte de San Cristóbal de La Laguna.

ENCUENTRA TU EXPERIENCIA

Comparte tus momentos con Senda Ecoway

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *